Historia

El 28 de junio de 1412 tuvo lugar en la villa de Caspe un momento decisivo de la historia aragonesa, española y europea: en la sala noble del Castillo de la Bailía se firmó el llamado Compromiso de Caspe, resolviendo de forma pacífica el vacío monárquico abierto dos años antes con la muerte del rey Martín I el Humano sin heredero legítimo.  Supuso la entronización de Fernando I y la entrada con él de la dinastía castellana de los Trastámara en la Corona de Aragón.

El Compromiso de Caspe es considerado como un ejemplo del triunfo de la vía de la política y de la diplomacia en un momento en el estaba en juego no solo el trono  de la poderosa Corona de Aragón sino además la fidelidad europea al Papa de Avignon, Benedicto XIII, en el contexto del Gran Cisma de la Iglesia Católica.